Desarrollar las primeras habilidades sociales y continuar con el aprendizaje de las mismas a lo largo de todo el desarrollo de vuestros hijos e hijas, es otro de los aspectos que implica la importante tarea de educar. Muchas veces nos preguntamos para qué sirven las habilidades sociales, pues bien, con ellas los niños y niñas pueden aprender a comunicarse e interactuar con las demás personas, establecer relaciones sanas y afianzar valores importantes como la asertividad.

Por lo tanto, la relevancia de las habilidades sociales radica en el hecho de que con su aprendizaje y entrenamiento les brindaréis la oportunidad de llevar a cabo un proceso de socialización positivo, lo que les hará potenciar su autoestima, inteligencia emocional y empatía.

Dibujo familia

Adquirir las principales habilidades sociales requiere de tiempo, constancia y paciencia, ya que son resultado de un proceso de aprendizaje continuo y no se consiguen de manera inmediata.

Una pregunta que nos invaden a veces es: ¿por cuáles empezar y cuáles son dichas habilidades?

Se debe empezar por las habilidades primarias; algunos ejemplos de ellas son: saludar, escuchar, ofrecer y pedir ayuda, dar las gracias, mantener una conversación, etc. Para conseguir desarrollar las habilidades sociales superiores, primero deben estar afianzadas las primarias.

A veces leer algún manual de habilidades sociales nos permite tener una cierta base teórica y nos ayuda a enseñar a nuestros hijos e hijas tales destrezas; podréis encontrar algunos de ellos fácilmente en Internet. Pero mientras tanto, aquí os dejamos algunas técnicas y estrategias para el desarrollo de habilidades sociales en niños y niñas que os servirán de orientación y que podréis practicarlos diariamente:

Con estas breves orientaciones podrás ayudar a tú hijo o hija a desarrollar habilidades sociales. Con ellas conseguirán las herramientas necesarias para vivir emocionalmente libres y felices.