En algunos momentos de nuestra vida hemos tenido la incertidumbre de si somos felices o no, y más todavía, identificar cuáles son las situaciones que nos provocan felicidad. Numerosos libros nos relatan las claves para llegar a ser felices, y para determinadas personas esas claves se convierten imprescindibles para la vida, incluso, si no saben traducirlas, pueden crear obsesión para alcanzar la felicidad.

Para indagar más en el término de felicidad tenemos que distinguir dos tipos, la objetiva y la subjetiva. La primera de ellas puede resultarnos muy común, ya que va ligada a situaciones determinadas que nos ocurren en nuestra vida. Es decir, nos viene dada por una situación concreta y externa, constituyendo el marco deseable para vivir con mayores garantías de éxito. Algunas de estas situaciones pueden ser “tengo una nueva pareja”, “he encontrado trabajo” o simplemente cuando las circunstancias de tu vida se mantienen estables.

Mujer leyendo en la playaPor el contrario, la felicidad subjetiva es más difícil de alcanzar, ya que depende únicamente de la propia persona. Para que lo entendamos mejor, es cuando una persona se plantea conseguir metas personales y lo consigue, es decir, cumplir con objetivos personales que no tengan relación con ninguna situación. Por ejemplo “he mejorado la relación con mi pareja”, “he conseguido ser más amable con las personas de mi entorno” o incluso “me he propuesto relajarme más y pensar más en mí”.

Si extrapolamos este término de felicidad a los y las profesionales de la educación y queremos medir el grado de felicidad que pueden tener en un momento determinado de sus vidas, (felicidad subjetiva), a continuación se presenta un cuestionario que fue creado en 1990 por el psicólogo Eysenck.

Cuestionario para medir la felicidad. Instrucciones:

Lee las afirmaciones siguientes y considera en qué medida estás de acuerdo con ellas. Si estás completamente de acuerdo marca el 9; si estás completamente en desacuerdo marca el 1. Si la verdad está en un punto intermedio entre los dos extremos, marca un número comprendido entre el 2 y el 8. El 5 indica que no es verdad ni mentira.

Interpretación:

La valoración conjunta de los ítems 43-45 es un indicador general de la felicidad. Independientemente de cómo sea el resultado en este bloque, puede haber áreas específicas en las cuáles se obtenga puntuaciones que se alejen de la valoración global. Las puntuaciones obtenidas en los “catorce fundamentales” permiten analizar los puntos fuertes y débiles.

Para las personas que deseen mejorar su nivel de felicidad es importante identificar los “fundamentales” en los cuáles se haya obtenido puntuaciones bajas.