Consejos para fomentar la igualdad de género en la escuela

Educar en igualdad a niñas y niños se hace difícil cuando nuestra cultura marca tantas diferencias. Las escuelas, inmersas en esta cultura, reproducen con demasiada frecuencia, estereotipos y roles sexistas. De ahí la necesidad que tiene el equipo docente de cuestionarse qué tipo de modelos presentamos al alumnado. ¿Les estamos permitiendo crecer en libertad y tener las mismas oportunidades?

Niño y niña sentados en un troncoLa respuesta es negativa, es necesaria una seria reflexión en las aulas y centros sobre la división sexual que se trasmite al alumnado. En este artículo, se ofrecen siete consejos, que permiten establecer objetivos y guiar la educación en el aula hacia modelos más igualitarios, pero señalamos, que para que el trabajo sea eficiente es necesario que la maestra o maestro se formen adecuadamente, tanto sobre la desigualdad entre hombres y mujeres, como sobre coeducación.

La igualdad no se consigue con actividades puntuales en el tiempo, debe ser trabajada todos los días, de forma transversal y eficientemente. Para ello, os aconsejamos tener en cuenta estas ideas para fomentar la igualdad de género en la escuela.

1. Asamblea.

Establecer una asamblea inicial todos los días en el aula es una excelente forma de conocer a las niñas y niños. La podemos desarrollar en cualquiera de los cursos escolares, y en ella podemos reflexionar sobre diversos temas, llegar a acuerdos, resolver conflictos, gestionar emociones, etc. Cualquier problema que surja en clase relacionado con las desigualdades de género puede ser hablado y reflexionado con esta valiosa herramienta, donde el alumnado además aprenderá a escuchar, verbalizar sentimientos y pensamientos, llegar a acuerdos, mejorar su expresión oral y sus habilidades sociales, etc.

2. Lenguaje no sexista.

Incluir el género femenino en el lenguaje produce efectos sorprendentes. El lenguaje es para el personal docente su principal herramienta ya que el alumnado pasa mucho tiempo escuchando lo que su maestra o maestro vienen a contarle. Por ello, es necesario darle importancia a cómo nos comunicamos, y además es muy útil incluir en el discurso ejemplos, historias, experiencias,… en los que los roles se inviertan. Puedes empezar a contar una historia en la que sea la mujer la que va a trabajar y el hombre el que se ocupa del hogar; estos ejemplos existen en nuestra sociedad y son motor de cambio. Debemos mencionar lo verdaderamente importante y utilizar todas las herramientas necesarias para eliminar los estereotipos en la escuela.

3. Historia de las mujeres.

Puedes planificar un proyecto que se extienda en el tiempo y que tenga como objetivo dar a conocer las mujeres más importantes, así como la historia del feminismo, es decir, la historia de los derechos de las mujeres. Este proyecto, según el curso escolar, puede variar sustancialmente, pero es importante que tenga progresión. No servirá de nada si una vez al año se presenta a una mujer de la historia o a un determinado acontecimiento.

En el este enlace podéis encontrar variada información sobre la historia de las mujeres en España.

4. Familias.

No hay que dudar en hablar con las familias cuando notemos algún tipo de problema que tenga su origen en la desigualdad de género. Por ejemplo, si un niño o niña continuamente se niega a hacer algunas actividades por considerarlas propias del otro sexo, sería necesario conocer a la familia e indagar sobre el tema. Muchas veces son las propias familias las que reproducen de forma inconsciente las desigualdades.

Nuestro ejemplo requiere una actuación, pero nos podemos encontrar con otros ejemplos más graves que requieran de una especial atención.

5. Distribución de tareas o funciones que rompan estereotipos.

Esta idea permite trabajar la igualdad de forma indirecta y consigue normalizar situaciones que la sociedad no presenta como tal. Es sobre todo ideal para los cursos más pequeños, incluyendo infantil. Esta distribución se va realizando en las rutinas de clase, por ejemplo, se puede decir a una niña “Ana, ayúdame a traer las libretas, ya que eres tan fuerte y valiente. De manera natural se está asociando a una chica ideas que siempre van relacionadas con los chicos.

6. Grupos mixtos.

Niños y niñas tienen que mezclarse y aprender a tratarse de forma correcta, por ello es importante evitar que se hagan grupos diferenciados por sexo. Debemos ser personas creativas y proponer diferentes actividades o dinámicas que se desarrollen en grupos mixtos, y los posibles conflictos que surjan pueden ser tratados en Asamblea.

7. Colores, juguetes, juegos y deportes.

Nuestra sociedad está tan dividida de forma sexista que incluso estos aspectos relacionados con el ocio, no se consideran iguales para niñas y niños. Es necesario romper con esto. Según la edad se podrá trabajar de diversas maneras, pero por ejemplo, tener juguetes no sexistas en el aula para infantil es una buena idea, hacer dinámicas con muñecos en el que entre toda el aula deban cuidar al “bebé”, actividades de cocinar y recoger donde todo el mundo participa, jugar niños y niñas al futbol, a la comba, etc.

Todos estos cambios, mantenidos en el tiempo, llevan a una mejor convivencia en la que niños y niñas se respetan. Sobre todo, no olvidéis que hay que hacer visible el tema de la desigualdad, y que es necesario cuestionar comportamientos y conocer otras formas de ser y actuar. Por este motivo, se señala la Asamblea como herramienta principal.

Para terminar con el articulo os dejamos un enlace a un documento pdf en el que este tema se desarrolla con 130 propuestas para la coeducación:

Descargar PDF

2017-10-12T12:04:03+00:00

Deja tu comentario


*