Cuento sobre valores: “La cenicienta que no quería comer perdices”

La primera vez que leímos este cuento nuestra fascinación fue indescriptible. En él se rompen todos los esquemas e ideas de los relatos tradicionales de princesas que buscan desesperadamente a su príncipe azul. También invita a reflexionar sobre los estereotipos de género de una manera original y divertida. Es un relato actual, con una belleza increíble que reivindica la libertad, la autonomía y la valentía desde un aspecto coeducativo.

Este cuento escrito por Nunila López Salamero e ilustrado por Myriam Cameros Sierra reinventa totalmente una historia clásica como es “La Cenicienta”. En el siguiente enlace lo encontraréis gratuito y descargable en pdf:

Descargar cuento PDF

Está orientado principalmente a adolescentes y adultos, aunque también se puede trabajar con niños y niñas a partir de los 9 años. El lenguaje que utiliza es claro y directo y sus ilustraciones lo hacen muy atractivo y fácil de leer.

A continuación os proponemos una manera de trabajarlo de una forma reflexiva y participativa; no obstante, según a quiénes vaya dirigido deberemos adaptar tanto el lenguaje como las preguntas para la reflexión:

Primer paso:

  • Para tercer ciclo de Primaria: lectura en voz alta del cuento mientras se visualizan las ilustraciones.
  • Para adolescentes y adultos: lectura individual.

Segundo paso: Resumen de las ideas principales. Por ejemplo:

  • Es libre y se va a la fiesta.
  • Se casa.
  • Comienza a vivir con el príncipe y este no para de quejarse.
  • Todos y todas tenemos defectos, incluso los príncipes azules.
  • El príncipe se porta mal con ella.
  • Cenicienta intenta cambiar por él; hace cosas que no le gustan (tacones, cocina perdices, etc.).
  • A ella no le gusta su vida (está triste). Siente que nadie le comprende.
  • Se da cuenta de que ha perdido su libertad y no puede hacer las cosas que le gustan (como ir descalza).
  • Se arrepiente de casarse.
  • Encuentra a un hada que le ayuda.
  • La hada Basta le dice: “¡Basta! Llora y se tú misma”.
  • Se vuelve valiente y deja las cosas que la ponen triste: príncipe, zapatos y perdices.
  • Se dedica a hacer cosas bonitas y que le hacen feliz.

Tercer paso: Preguntas para la reflexión y debate. Por ejemplo:

  • ¿Qué opináis de los comentarios de sus amigas y amigos? ¿Qué haríais en esa situación?
  • ¿Por qué Cenicienta dice basta? ¿Cómo actuaríais si fueseis ella? ¿Pensáis que es exagerada?
  • ¿Creéis que la Cenicienta tiene aspecto de princesa? ¿Las chicas que conocéis se parecen en algo a esta Cenicienta? ¿Qué cambiaríais del cuento?
  • ¿Creéis que los hombres tienen que ser valientes, guapos, fuertes y trabajar para que las mujeres puedan cuidar de la casa?
  • ¿Conocéis el cuento original de la Cenicienta? ¿Qué diferencias encontramos entre este y el original?

Cuarto paso: Extraer las conclusiones. Por ejemplo:

  • Podemos ser felices por nosotros/as mismos/as; no debemos obsesionarnos con casarnos.
  • Lo importante no es llevar tacones, ni tener el aspecto físico que se supone debemos tener sino querernos tal como somos.
  • La limpieza de la casa, lavar la ropa, cuidado de bebés es tarea del hombre y la mujer porque los dos viven en la casa y ensucian por igual.
  • No hay que cumplir órdenes del marido o la mujer sin rechistar, porque eso no es amor. Amor es cuidar y respetar a la otra persona.
  • No hay que conformarse, si no se portan bien contigo di ¡BASTA!

2017-10-12T12:05:27+00:00

Deja tu comentario


*