Que los niños y niñas aprendan a compartir, es una de las tareas más complejas que engloba el proceso de la educación, puesto que requiere de un periodo largo de aprendizaje continuo. Este valor es imprescindible para que consigan un grado de socialización adecuado, ya que en su día a día se enfrentarán a múltiples situaciones en diferentes contextos que les requerirán poseer esta habilidad social.

Niño jugando con cubos de arenaGeneralmente, los niños y niñas no están preparados para compartir hasta los 5 o 6 años, debido a que es en esta etapa del desarrollo (de la etapa preoperacional a la etapa de las operaciones concretas de Piaget) del pensamiento infantil, es cuando se produce una reducción significativa del egocentrismo y los procesamientos mentales hacen que se encuentren capacitados para considerar otros puntos de vista diferentes a los suyos propios.

No obstante, la idea de que aprendan a compartir se debe fomentar desde las primeras etapas del desarrollo, ya que de esta manera irán construyendo una base adecuada para conseguir esta habilidad.

Como trabajarlo en familia:

  • Es importante no limitarnos a decir que son egoístas. Es una palabra que todavía no pueden entender, simplemente no saben cómo hacerlo puesto que la empatía no se encuentra dentro de sus capacidades mentales en esta etapa.

  • Para fomentar la empatía, decirles que cuando comparten estamos felices y que cuando no lo hacen, estamos tristes.

  • Predicar con el ejemplo. Los niños y niñas aprenden por observación e imitación; si nosotros y nosotras compartimos nuestras cosas, nos imitarán.

  • No obligarles a compartir (antes de los 3 o 4 años). Esto solo generará una actitud negativa ante posteriores actuaciones.

  • Ayudarles a comprender que compartir puede ser divertido. “Si le prestas tus juguetes, tú hermana te prestará los suyos y así tendréis el doble de juguetes”.

  • El refuerzo positivo es muy importante. Elogiarles cada vez que compartan (“Muy bien, estoy contenta porque has compartido tu camión con Sonia”, ¿verdad que tú también estás contenta y orgullosa”?).

  • Realizar un reparto equitativo entre hermanos y hermanas de dulces, juguetes, lápices, etc. para que así, sean conscientes de que todos y todas son iguales.

  • Es una buena idea que en ocasiones les deis solo un juego. Al haber solo uno, deberán compartirlo si desean jugar.

  • Invitad a niños y niñas de su entorno a casa para que jueguen con ellos y ellas y compartan sus juguetes.

Como trabajarlo en la escuela:

  • En la etapa preescolar y primeros años de infantil, una de las actividades que más gustan a los niños y niñas es la escucha de cuentos. Leerles cuentos que fomenten el valor de compartir les ayudará a aprenderlo.

  • Habilitar un espacio en el aula de juguetes y recursos para todo el alumnado. Será un espacio donde los niños y niñas aprendan que esos objetos son de toda la clase.

  • Hacerles comprender que aunque en el aula la mayoría de los lápices, colores, gomas, etc. son de todos y todas, hay ciertos objetos que pertenecen a cada niño y niña (mochilas, estuches, etc.) y que para poder utilizarlos, primero debemos pedirles que nos los presten.

  • El día de “descubro y comparto”. Es una actividad en la que los alumnos y alumnas llevan al colegio un juguete de su casa, lo muestran y se los intercambian durante un rato para jugar. De esta forma comprenderán que aunque sea de su propiedad, puede compartirlo con sus iguales sin miedo a perderlo y será consciente de que compartir es divertido.

  • Representaciones teatrales. Mediante una historia donde las marionetas transmitan el valor de compartir.

  • Utilización de juegos en grupo y cooperativos, donde deban respetar su turno y ayudarse mutuamente.

Algo muy importante que debemos tener en cuenta a la hora de enseñar a los niños y niñas a compartir, ya sea en familia o en el colegio, es no compararlos con sus iguales. Cada niño y niña interioriza lo que les transmitimos de manera diferente, por lo que es posible que no se desarrollen al mismo ritmo. Mediante una adecuada estimulación temprana y un fomento positivo de las habilidades sociales, todos y todas serán capaces de llegar a compartir.