Desde hace tiempo, hemos ido escuchando en diferentes medios y contextos que ser competitivo/a es una de las claves para alcanzar el éxito; si esto lo extrapolamos al terreno infantil, nos podemos encontrar con que la competitividad puede ser un factor negativo a la hora de educar a los niños y niñas.

El hecho de ser mejor que sus compañeras jugando al fútbol, ser el primero de la clase con las mejores notas, etc. puede llevarles a tener un estado de ansiedad y estrés considerable, además de conducirles a un sentimiento de exclusión si no consiguen la meta deseada (“Seguro que si no gano la partida las niñas de mi clase no querrán ser mis amigas”).

Juegos cooperativos

Para que esto no suceda, desde las primeras etapas del desarrollo infantil debemos fomentar en ellos y ellas una capacidad de superación y esfuerzo de manera sana, haciéndoles ver que es más relevante aprender de los errores y dificultades que se encuentren por el camino, que ser el/la mejor en todo.

Si esto no se realiza de la manera adecuada, los niños y niñas no serán capaces de disfrutar del proceso de aprender y tendrán una incapacidad importante a la hora de afrontar la frustración y superar adversidades.

Por todo ello, a continuación proponemos una breve serie de juegos cooperativos que fomentan la ayuda y cooperación entre iguales, algo sumamente importante a la hora de transmitir valores positivos y desarrollar habilidades sociales adecuadas.

Existen una variedad muy amplia de juegos cooperativos que fomentan la ayuda y la no competitividad en niños y niñas; es importante que al realizar este tipo de dinámicas, les ayudemos a comprender que el esfuerzo colectivo es lo que nos lleva a conseguir nuestros logros individuales y aunque a veces no consigamos el objetivo, nuestra voluntad por hacer las cosas bien conlleva una satisfacción increíble.