Aprender a leer y escribir es una tarea compleja y más si el alumnado presenta necesidades educativas especiales (NEE). Estas personas requieren apoyo y atención educativa específica para alcanzar un aprendizaje óptimo y equilibrado.

Trabajar con niños y niñas con Síndrome de Down es una experiencia sumamente enriquecedora, que nos obliga a cambiar de perspectiva y a centrarnos en la diversidad educativa. Debemos tener en cuenta que no se trata de una enfermedad, sino de la presencia de algún grado de discapacidad intelectual que conlleva algunas peculiaridades dependiendo de la persona (por ejemplo problemas de salud).

Niña con síndrome de downPara saber cómo tratar a un niño o niña con Síndrome de Down solo debemos pensar de qué manera tratamos a las personas que no tienen este síndrome. Necesitan amor, compañía, comprensión, estimulación, cariño, paciencia y seguridad en todas las etapas evolutivas.

La escolarización para el alumnado con Síndrome de Down abarca diferentes posibilidades; desde centros especializados, hasta centros ordinarios o una combinación de los mismos. Por ley deben estar en un centro ordinario al no ser que su grado de discapacidad intelectual sea tan grave que desde la escuela se aconseje un centro específico.

Los colegios cuentan con personal docente cualificado, el o la maestra de Apoyo a la Integración Escolar.

Cómo enseñar a un niño o niña con Síndrome de Down requiere de una preparación previa y unos conocimientos específicos, ya que la metodología educativa a la hora de abordar la lectoescritura debe ser diferente. Algunos consejos son los siguientes:

Consejos:

  • Requieren de una atención y estrategias educativas individualizadas.
  • Necesitan que les enseñen hábitos, actitudes, ejercicios, etc. que otras personas aprenden espontáneamente.
  • Su procesamiento mental es más lento, por lo que necesitan de un periodo más largo de escolarización.
  • Requieren en sus actividades de lenguaje una secuenciación detallada y descomposición de los pasos a dar.
  • Es necesaria la adaptación curricular en todas las materias, por lo que el proceso de enseñanza de la lectoescritura debe ser individualizado.
  • Necesitan muchos ejemplos, ensayos, repeticiones, etc. para captar lo que se les enseña.
  • Es importante la estimulación del lenguaje individualizada en niños y niñas con Síndrome de Down desde las primeras etapas escolares.
  • Las capacidades cognitivas como la memoria y la atención deben ser entrenadas de manera específica.
  • El lenguaje en niños y niñas con Síndrome de Down requieren de un trabajo definido y concreto, ya que suelen presentar bastante dificultad en este campo. Será necesaria la actuación de logopedas que empleen técnicas y terapias del lenguaje.

El aprendizaje de la lectoescritura en el alumnado con Síndrome de Down es totalmente viable, pero se les debe iniciar en este proceso lo antes posible y por supuesto utilizando metodologías y programas adaptados para ello. Uno de los métodos que están al alcance de nuestra mano y que ha resultado ser muy productivo para el aprendizaje de la lectura y la escritura de este alumnado es el publicado por María Victoria Troncoso y Mercedes del Cerro, pertenecientes a la Fundación Síndrome de Down de Cantabria. En el siguiente enlace podéis encontrar el libro completo y gratuito:

Tanto centros ordinarios como específicos cuentan con personal docente cualificado en la enseñanza de la lectoescritura. Por ello, aconsejamos a las familias tener reuniones periódicas con estos profesionales para reforzar en casa el trabajo del colegio.

Por último, destacar la importancia de potenciar la autoestima e independencia en todo el proceso de la enseñanza de la lectoescritura; son niños y niñas que aprenden más lento, pero eso no les incapacita para conseguirlo. Fomentar la seguridad en si mismos/as es esencial para lograr un buen camino hacia el aprendizaje.