Talleres de habilidades sociales para niños

Desde la más tierna infancia, el entrenamiento de habilidades sociales es esencial para lograr una interacción y comunicación con las personas sana y feliz; también fomenta la maduración social y permite distinguir entre las “buenas maneras” y “malas maneras” de relacionarnos con los demás.

Para aprender habilidades sociales existen múltiples ejercicios y actividades que ayudan a adquirir una comunicación asertiva y fomentan la inteligencia emocional. A continuación os mostramos algunos juegos y dinámicas de habilidades sociales para niños y niñas, las cuales se pueden llevar a cabo en un día de taller (aunque siempre dependerá del tiempo del que dispongáis):

Al son de la música:

Edad: a partir de 3 años.

Objetivo: mejorar la capacidad de comunicación, cooperación, fomento de iniciación de relaciones.

Materiales: equipo de música.

Desarrollo: los niños y niñas bailan y se mueven libremente por el espacio. Al pararse la música deben buscar a alguien para abrazarse y no se pueden soltar hasta que comience de nuevo la música. Deben abrazar cada vez a una persona diferente.

Mímica de profesiones:

Edad: a partir de 5 años.

Objetivo: aprender a valorar la importancia que tiene la comunicación no verbal en la interacción social.

Materiales: papelitos con nombres de profesiones.

Desarrollo: se hacen papelitos con nombres de profesiones escritas y cada persona coge uno sin que lo vean las demás. Van saliendo por turnos y deben representar mediante gestos y mímica la profesión que les ha tocado. No pueden hablar ni emitir ningún sonido. La persona que acierte la profesión sale a representar la suya.

Mi amigo o amiga invisible:

Edad: a partir de 5 años.

Objetivo: adquirir habilidad para expresar sentimientos y opiniones sobre las demás personas.

Materiales: papelitos con nombres, folios, lápices, gomas, sacapuntas, rotuladores de colores, caja.

Desarrollo: se hacen papelitos con el nombre de los niños y niñas. Cada persona coge uno y deben hacerle un dibujo a su amigo o amiga invisible representando las características que más le gustan de esa persona; al terminarlo pondrán en la parte de atrás del folio el nombre de la persona a la que va dirigido y lo meterán en una caja para mezclarlos todos. Al final, iremos sacando los dibujos y regalándoselos a quién pertenezcan. Es elección de los niños y niñas decir quién ha realizado el dibujo.

El ovillo de lana:

Edad: a partir de 6 años.

Objetivo: escucha activa, expresión de sentimientos y autoafirmación.

Materiales: ovillo de lana.

Desarrollo: los niños y niñas se colocan de pie en círculo. Una persona tiene cogido un ovillo de lana y comienza diciendo lo qué le gusta de sí misma (cualidad) y lo que le gusta de otra persona del grupo a la que le pasará el ovillo. La siguiente persona realiza la misma acción y así sucesivamente. Al pasar el ovillo, cada participante mantendrá sin soltar la lana, para así al finalizar la actividad, formar una gran telaraña con el ovillo.

Inventamos un cuento:

Edad: a partir de 8 años.

Objetivo: desarrollar la imaginación, escucha activa, cooperación, mejorar la capacidad de comunicación.

Materiales: tarjetas con imágenes.

Desarrollo: los niñas y niños se sientan en círculo; en el centro dejaremos tarjetas con imágenes bocabajo. Comienza el educador o educadora contando el principio de la historia; seguidamente, la persona que tenga a su derecha cogerá una tarjeta y continuará la historia incluyendo la imagen que le haya tocado (por ejemplo, una bruja, un bosque, una sirena, etc.). Y así sucesivamente hasta que todos los niños y niñas hayan participado y hayamos inventado un cuento.

Además de las aquí expuestas, existen infinidad de dinámicas para enseñar habilidades sociales a niños y niñas.

Niños riendoOtro recurso muy visual y atractivo son las películas infantiles o dibujos de habilidades sociales. Es cierto que no se deben abusar de ellos, ya que la interacción real y directa es la más apropiada, pero una combinación de ambas puede ser ideal a la hora de fomentar habilidades sociales.

Por último, recordaros que las habilidades sociales como cualquier habilidad, son algo que hay que entrenar, por lo tanto, no basta con realizar una dinámica de forma aislada, si no que se deben utilizar varias secuenciadas en el tiempo y además, acompañarlas con palabras que refuercen el discurso y con ejemplos de la vida real.

2017-10-12T12:02:02+00:00

Deja tu comentario


*